jueves, 11 de febrero de 2016

RECUPERAR NUESTRA DIGNIDAD A TRAVÉS DE NUESTROS RITOS

La recuperación de nuestra pisoteada dignidad, no radica ni en cacarear ni en tomar como nuestras las ideologías occidentales modernas (políticas, religiosas, sociales, económicas y culturales) traídas e implantadas, a sangre y fuego primero, por los invasores y colonos españoles desde finales del siglo XV. Esta perversa situación se prolonga desgraciadamente hasta la actualidad debido al accionar de eurodescendientes (hispánicos, germánicos, itálicos, etc.) y sus mascotas occidentalizadas (ame-rindios acomplejados, mesticillos estupidizados y afrodescendientes apátridas...).  

Recuperar nuestra pisoteada dignidad no radica, por ejemplo, en participar en "la vida política de la nación": ¿cuál "nación"?: esas alienantes y degeneradas "truchas" que llamamos -sin rubor en la cara- nación peruana, nación ecuatoriana, nación boliviana, nación paraguaya, nación guatemalteca, nación mexicana, etc., creadas no solamente por y para los eurodescendientes hispánicos ("criollos") y sus mascotas occidentalizadas, sino además en vista al poder global del Occidente moderno

La recuperación de nuestra dignidad radica en ser nosotros mismos, no esa monstruosa "entidad", sensual y consumista, que sirve únicamente para aceitar los engranajes del mundo moderno. Para ser "nosotros mismos" tenemos que vivir en acuerdo a nuestra sabiduría tradicional. Esta se conserva y prolonga gracias a nuestros venerables ancianos y ancianas y a nuestros símbolos, ritos, mitos, usos y costumbres y prácticas espirituales. Entiéndase bien que cuando hablamos de prácticas espirituales no nos referimos a la ideología cristiana (católica, adventista, testigo de jehová, mormona, movi-miento israelita del pacto universal, etc.), originariamente traída por los invasores y colonos europeos para asegurar su violento y destructivo accionar (desde finales del siglo XV hasta el siglo XIX), y que se ha desgraciadamente reforzado durante los siglos XX y XXI debido a nuestro irresponsabilidad (este conjunto de ideologías cristianas hasta la fecha siguen siendo percibidos "como inocentes y sacrificadas palomas que nos conducen al reino de dios", todo esto gracias a nuestra complicidad: somos unos ignorantes y estúpidos masoquistas). Bueno, entonces cuando hablamos de "practicas espirituales" nos referimos a nuestras milenarias prácticas espirituales tradicionales.

Recuperar nuestra dignidad radica entonces en ser capaces de ser nosotros mismos, y ser nosotros mismos es vomitar al occidental moderno que coloniza y depreda nuestro imaginario y diario vivir. Para lo cual necesitamos beber del saber de nuestros ancianos y ancianas, practicar los ancestrales ritos, que los occidentales y occidentalizados llaman brujería, paganismo, chamanismo, etc.,como el que estamos viendo... ¡¡¡No al abominable sincretismo cultural!!!

Hermanos y hermanas, todo planteamiento moderno (emprendedurismo, participar en política, creer en un perverso dios judeocristiano, imaginar que nuestras patrias son las naciones creadas por los occidentales modernos en el siglo XIX, vivir en el ensueño de tener una "cultura nacional", etc.), es sólo engaño, tomadura de pelo, estupidez y complicidad. Si creen que exagero chequeen bien lo que ha pasado en los últimos cinco siglos.

Intisunqu Waman

No hay comentarios.:

Publicar un comentario